Estudio Hécate
Vampiro La Mascarada

Línea de sangre: Meigas

lunes, 18 junio 2012 13:45

“Haberlas, haylas”
-Dicho popular-

En el norte de España, en las sombrías tierras de Galicia, la superstición ha reinado desde las aldeas bordeadas de oscuros páramos y bosques hasta los pueblos de las costas. Fantasmas, demonios, hombres lobos y males más variados han tenido sometidos a las gentes de esta tierra con puño de hierro, igual que sus caciques y señores. Incluso la religión se volvía superstición y amiga de las sombras, no aconsejando alumbrarse de ellas, si no permanecer en las casas para esperar a que la noche pase.

Para el resto de los españoles esto puede ser más o menos cierto, sin embargo todos están de acuerdo en una cosa; Galicia es la tierra de las Meigas.

Estas brumosas criaturas está por todas partes aunque no se las vea, y eso si cuando esto es así. Para los profanos y los no gallegos, (sean vástagos o Ganado), las meigas son sólo brujas, que tendrán o no poder real; pero cuando uno se fija más allá de lo que ve y escucha los cuentos de las viejas, o se aventura de noche en páramos o en las afueras de los pueblos, puede discernir de forma peligrosa la verdad de estás criaturas. Las meigas normales (si esto es posible) son en su mayoría humanas (o por lo menos aparentan) que cultivan clases de magia popular. Meiga es como se dice en castellano Bruja.

Pero en los cuentos de las abuelas, a las Meigas se les da un curioso apellido, Xuxonas; en referencia a su costumbre de chupar sangre y grasa a víctimas o a quienes busquen sus servicios como pago. Estas malignas Meigas tiene uñas de acero, y narices de hierro; beben la sangre y cogen la grasa de los incautos y de los niños malos. Bailan con las Hadas y se regocijan con  el Demo, y pacen con el sacahuntos. Usan la grasa y la sangre en su terrible magia, que emplean para mil fechorías.

La realidad por desgracia no dista de las leyendas.

Las meigas Xuxonas son una clase de vástagos, separada hace siglos de algún linaje de cainitas y que han permanecido fuera de la Gran Yihad desde ese momento.

Pocos vástagos han tenido un trato suficiente con las meigas: Para los Lasombra Galicia es una tierra baldía  y fría, lluviosa y demasiado húmeda; para los Brujah el ganado es demasiado simple en su mayoría, y además los lupinos complican la estancia y el moverse por las tierras agrestes. Pero con todo, vampiros haberlos haylos, oscuros Ventrue gobernaban en la noche como hacían desde la llegada de los Visigodos y algunos Lasombra orgullosos gobiernan como caciques las aldeas, y errabundos Gangrel acechaban en la espesura. Sólo con la llegada de los puertos y astilleros modernos en siglo XIX y XX, algunos vástagos Ventrue y  otros llegaron para ocupar tierras supuestamente ignotas, para llevarse el desagradable problema de otros vástagos.

Y las meigas estaban ahí, cuando nadie esperó encontrarlas.

Cuando los clanes buscaron explicaciones de estas vecinas inesperadas, los compañeros nativos de esos otros clanes no aclararon mucho; la mayoría sólo trataba con ellas en busca de consejos místicos y avisos sobre otros seres mágicos, no tenían un trato habitual. Cuando se vieron sus facultades para la magia de la Sangre, Tremere y Tzimisce las buscaron para interrogarlas y para destruirlas si estos talentos les pertenecían y resulta que estas desconocidas les hubieran robado.

Sin embargo el jugar en casa daba mucha ventaja, al final las pretensiones de subyugarlas se dejaron a un lado.

Aun corren rumores sobre sus orígenes; los más las emparientan con los Gangrel por su afición a vivir alejadas y por sus Disciplinas naturales. Otros las emparientan con Tzimisce por la misma razón además de por tener unos poderes muy similares a el Koldunismo y a la Vicisitud. Sorprendentemente, pese a tener predilección por Protean y Vicisitud, no tienen más facilidades por lo que su sangre estará más diluida.

Además su debilidad de clan, una degeneración progresiva de el aspecto externo no posee relación con el Bestial carácter Gangrel; si no con una degeneración más similar a los Nosferatu. Algunos consideran que las comparaciones de las Disciplinas y las características debilidades no son suficientes. La lejanía y un antepasado Matusalén común pueden haber bastado para haberlos diferenciado. Otra teoría sugiere que en un momento debieron de ser una hermandad o un conjunto de vampiros de clanes diversos unidos por una afición a la Taumaturgia u otras cosas más oscuras; que debieron culminar con una Diablerie que les dio poder a sus antiguas suficiente como para crea de cero sus magias de la Sangre y su Disciplina. Para explicar esto se fijan en las dos o tres variedades de meigas que hay.

Dejando atrás las elucubraciones, lo que si se sabe es que sus costumbres las dividen en dos grupos, además de que también  las diferencian sus Disciplinas. Un grupo habita las poblaciones pequeñas y medias que hay entre la costa y la zona central de Galicia, haciendo las veces de hechiceras y matronas, o de ancianas de la tribu. Algunas crean linajes de caciques Ghouls, gobernando de manera subvertida en aldeas y pueblos, son por así decirlo muy similares a los Koldun Tzimisce o a los Ventrue de los que son vecinos. Son las más sociables y algunas negocian con posiciones de consejeras a otros Vástagos. Otra rama familiar acecha en las cumbres y territorios, desarrollando mucha afinidad con los Gangrel; suelen ser muy esquivas y ásperas. Desarrollan una gran afinidad con la Tierra, adquiriendo sus magias carices Koldúnicos. Pero parece que ambos linajes comparten una unión fija, y que ambos comparten una jerarquía y costumbres iguales.

Hay una tercera familia, aun más siniestra. Todas las meigas son mujeres, pero tienen Ghouls. A los Ghouls en Galicia se les llama despectivamente Sacahuntos o sacamantecas. Las meigas llaman así también a los hombres que ellas también abrazan; normalmente porque estuvieron vinculados a ellas antes, y siguen después. Estos seres son bastante más esquivos, habiendo pasado años como siervos de las meigas buscándoles la grasa y la sangre de los incautos. No suelen ser humanos ni tener rasgos demasiado humanos; pues la degeneración física y la pérdida de humanidad en ellos se inician desde el abrazo si no antes. Tienen una apariencia de cuerpos despellejados arrugados, cubiertos de ropas que ocultan sus facciones. No desarrollan las facultades sobrenaturales de sus hermanas de sangre, adquieren capacidades de guardianes y lacayos.

Aun nadie quiere tratos con ellas, y esto cuando no son ni siquiera conocidas. Para bien o para mal son pocas y territoriales… Pero los gallegos son conocidos por su capacidad para viajar y llegar a sitios nuevos para colonizar. Algunas Meigas han seguido a sus rebaños y parientes a través del océano y la tierra de la Península, y no es más que cuestión de tiempo el que se relacionen con otros Vástagos, aunque no sé puede decir como.

Apodo: Meigas, que también es su  nombre, pero se les llama de diversas formas según la región donde habiten como Lumias (con las oscuras referencias que posee este nombre), Xuxonas o Ojancana en Asturias. Algunos las llaman Brujas.

Secta: Las meigas son muy independientes y disfrutan de su intimidad demasiado como para entrar en política. Debido a la influencia Sabbat de los territorios circundantes suelen evitar las manadas enloquecidas, pero la Camarilla les parece demasiado entrometida. Tienen demasiados asuntos personales para entrar en la mecánica de manada del Sabbat; así que prefieren relacionarse con la narcisista Camarilla. Suelen ser muy cautas cuando van a territorio ajeno, y orgullosas cuando otras van al suyo.

Apariencia: Pese a que muchas son bastante antiguas (Hay una cantidad nada despreciable de ancillaes) o Abrazan a aprendices Ghouls, con décadas de experiencia, recientemente han comenzado a Abrazar no sólo a mujeres de edad madura con posición de ancianas en sus poblaciones, sino que las jóvenes de hoy les ofrecen unas oportunidades bastante llamativas para las meigas más ambiciosas y amplitud de miras. Así las viejas brujas con ropas clásicas están dejando paso a una generación más abierta y con una gran variedad; ese a que los ambientes suelen ser de clase campestre y no muy urbano, y más bien provincial. As mayores visten ropas de su época mortal sin apenas reparos, y las que fueron abrazadas en este último siglo visten ropas de corte clásico, y negra; aunque poco estilosa. Las jóvenes visten estilos de clase rompedora; a las meigas les gusta abrazar de manera irónica a esas jovenzuelas “endemoniadas” modernas. Sin embargo la degeneración debida a su debilidad de clan les hace tener cuidado, par evitar caer en u aspecto demasiado demacrado y horrible como para relacionarse.

Refugio: Oscuros caserones, cuevas, castros antiguos, almacenes abandonados… su refugio depende de la zona y ciudad donde habiten, y desde luego de la familia de Meigas a las que pertenezca y su ocupación habitual. Les gusta estar cerca de familias influyentes, habitando en la casa de sus Ghouls. Algunas también van a vivir a mataderos o granjas para disponer de grasa para su alimentación.

Trasfondo: Evidentemente la inmensa mayoría son de origen Gallego, si no todas. Buscan sobretodo mujeres de carácter fuerte y experiencia o con vínculos con recursos suficientes o personas influyentes. Las habilidades únicas son más importantes que el carácter tradicional.

Creación del personaje: Los conceptos suelen ser las de o bien Errantes  o Criaturas de la noche; aunque también los trasfondos Criminales no son extrañas igual que las de Intelectual, Profesional o Políticos. Sus Naturalezas son fuertes y  decididas, insistiendo en personas de carácter de Autócratas, Director, Hosco, Solitario o Superviviente o Tradicionalista y recientemente  entre las jóvenes la de Rebelde. Las Conductas y las Naturalezas no suelen diferir mucho o sólo difieren para corresponder a los fines que se busquen. Los Atributos Sociales suelen ser Primarios en aquellas Meigas que les va meterse entre los asuntos humanos, mientras que las que viven en territorio Agreste dan más importancia a los Físicos. Los Atributos Mentales suelen ser primarios, al igual que las Técnicas y Los Talentos para aquellas de vida Campestre y la Urbana para potenciar sus facilidades. Las nuevas Reclutas traen como Primarios los Conocimientos, porque quieren tener medios modernos a su alcance. Sus Trasfondos suelen estar relacionados con medios de control de la población o el poder: Rebaño, Fama, Criados, Aliados y Contactos, Recursos, Influencia para los Mortales o Mentor, Generación, Rituales y Posición de Clan para relacionarse entre ellas.

Los Sacahuntos, no suelen más que tener Mentor, y tiene naturalezas serviles y Atributos Primarios Físicos, además de lo que necesite su Dona.

Aparte la mayoría conoce 2 idiomas o más (Gallego y Castellano, o a veces el Portugués). Suelen tener moralidades comunes a sus intereses o necesidades, las jóvenes conservan su humanidad todo lo que pueden; los Sacahuntos no suelen conservar mucha humanidad ni molestarse en aprender un moral. La Senda del Poder y la Voz Interior es muy común, al igual que la de Lilith  cuando llegan a cierta edad y poder. Algunas observan la senda de la Metamorfosis.

Disciplinas de Clan: Las Coruñesas, Pontevedresas y las de la Costa de Lugo tienen: Auspex, Animalismo y Meiguería.

Las Orensanas y del Interior de Lugo y de otros territorios poseen: Animalismo, Fortaleza y Meiguería.

Las más ancianas desarrollan Magias Vampíricas, teniendo las primeras Sendas de Taumaturgia (Control Atmosférico, de La Sangre, de La Corrupción y Manipulación Espiritual las más habituales) y las segundas unas variantes menores de la hechicería Koldúnica (Están limitadas al 4º Círculo  sólo si poseen más de 500 años o una Mentora poderosa).

Los Sacahuntos poseen Animalismo, Fortaleza y Auspex. Nunca se ha visto uno que posea conocimientos de magia de la sangre.

Debilidad: Las meigas poseen una extraña debilidad. Sus cuerpos No muertos necesitan lubricarse demás de Sangre, de Grasa animal. Pueden extraerla como si fuera sangre mordiendo en zonas de gran aglomeración adiposa y beberla combinada con sangre (Se muerde y se tira para beber igual que siempre con un más 1 a la dificultad, además que se beberá por cada dado 1 punto de sangre, es decir Bebiendo 3 veces con resultados de 2, tres y dos, se beberán tres puntos de sangre y 4 de grasa). Todas las Meigas pueden alimentarse de esta forma, además de los Sacahuntos; además de poseer una reserva de 10 puntos de Grasa. También sirve Grasa animal, que posee las mismas facultades que la humana, y dependiendo del tamaño podría tener más incluso. Se supone para las personas normales, que cada 10 kilos de masa muscular corresponden un punto de Grasa. Por cada punto de grasa tomado las personas reciben un dado de daño contundente. Cada vez que una Meiga gasta un punto de gras acumula un rasgo de degeneración similar a los de envejecimiento: La piel se apergamina, apelmaza y arruga, ganando un aspecto calloso;  las uñas (que se vuelven negras tras el Abrazo) crecen adquiriendo filo, al igual que la nariz que se afila y recubre de hierro (en el momento de el Abrazo a la meiga le aparece un lunar o verruga plana, arrugada y dura que se extenderá por toda la Nariz). Cada vez que una Meiga use un punto de Grasa para Usar Meiguería o despertar al anochecer o entre en Frenesí (Consumirá un punto de grasa automático) ganará un punto de vejez y cada 6 perderá un punto en Apariencia hasta 0. Decir que el 1er Nivel de Meiguería no produce degeneración si es para recuperar rasgos perdidos. Si no conservan Grasa en el cuerpo perderán la mitad de su reserva de dados en facultades físicas, y a partir de las tres noches perderán un punto en un  Atributo físico.

Los Sacahuntos, pierden todo su aspecto humano con el Abrazo, teniendo por tanto una apariencia de 0. Además si su señora ejerce alguna Disciplina o efecto Taumatúrgico sobre él; tendrá un éxito automático, y cualquier otra meiga recibirá un bono de -1 a la dificultad, hasta un mínimo de 4. Los Sacahuntos también deben guardar grasa  para no caer en las debilidades de las meigas y la gastan de igual forma (Frenesí y al despertar).

Decir que las Meigas con Garras de hierro producirán daño agravado como si tuvieran el poder Protean de “Garras de la Bestia” (Fuerza + 1), y la larga nariz de hierro produce topetadas de la mitad su Fuerza.

Organización: Las Meigas tienen una jerarquía fuerte y matriarcal, que a las más jóvenes les pone nerviosas. Suelen hacer festividades y reuniones locales de manera periódica, donde se presentan y se Abrazan a las nuevas “Fillas” (Chiquillas). Se hacen Rituales y se cuentan chismes y demás vida social. La más antigua suele presidir estos actos y suele estar acompañada de unos ayudantes. Algunos le ven relación con la organización Tremere, o la hermandad Nosferatu. Los Sacahuntos tienen nimia Importancia, y sólo se les tiene en cuenta cuando su Dona tiene importancia o como representante de esta.

Linajes: Como se ha dicho hay 2 tipos de Meigas Gallegas y los Sacahuntos. También hay vástagos similares en el Norte de España mezclándose con mitos de ogros y otros seres similares. Algunos señalan a las recientes Meigas como paradigma de la división de Antiguos y Neonatos. Las nuevas apenas quieren tener que ver con las brujas de las montañas o con las curanderas dominadoras de los pueblos. Las luces de la Ciudad son muy llamativas y la política de la Estirpe las está azuzando a dejar las tradiciones de meigas. Su propia Disciplina de clan se les antoja debilitadora y apenas les interesa. Puede que su historia cambie o se termine en poco tiempo.

Cita: “Perdóname, O Príncipe me  Disho que podía, ¿Quieres preguntárselo? Pues allá tu… que te tenía o regalito.”

Estereotipos

  • La Camarilla: hay que ver,  en siglos de vida no he visto tanto desarreglo y problema familiar como en esta casa.
  • El Sabbat: ¡Pero bueno! ¿Desde cuando destrozar a las personas da comida? Sí se matan entre sí no importa, pero yo mando a mis vecinos y no creo que les venga bien tener estos nuevos demos cerca. Lo bueno es que no son tan blandiños como los de la Camarilla.

La vista desde afuera

  • La Camarilla: Estas Brujas de leyenda se debieron de quedar ahí. Pero ya que están aquí debemos sacar de ellas todo lo posible... -Alejandra del Río, regente Tremere.
  • El Sabbat: Psst no es para tanto. Estas Brujas no son nada del otro mundo, y no te atrevas a decir lo contrario. Veremos cuanto aguantan en una hoguera. -Luis Ortega y Gómez, ductus Lasombra.
  • Independientes: Estas abuelitas son como la mía, retorcida y jodidamente dura. Vale la pena tratar con ellas de bona mera. -María Giovanni, traficante Giovanni.

Comentarios (0)

  • ¿Quiéres ser el primero en comentar este artículo?
  • ¡Patrociname!
  • ¡Patrociname!
  • ¡Patrociname!
  • ¡Patrociname!
  • ¡Patrociname!

Recursos relacionados

Línea de sangre: Meigas
Cerrar Cthulhu demanda decidiros que éste emplazamiento utiliza cookies propias y de terceros para facilitar la navegación y si continúas aquí estarás aceptando implícitamente su uso y la condena de tu alma eterna.