Estudio Hécate
La Leyenda de los 5 Anillos

El Arte del Duelo

Enviado por Andrés con fecha 02/06/2007 12:00

El capítulo doce se centra en las razas no humanos. Por que los naga, aparte de poner a salvo sus huevos (Meltar dixit), también se zurran entre ellos y lo mismo los kenku, los nezumi, los ogros y las criaturas espíritu como los kitsuni o los kappa (me los imagino a 20 pasos de distancia y lanzando una pelota de ping pong a ver si aciertan a que flote en la piscina esa de encima de la cabeza del oponente). Realmente un capitulo olvidable, de verdad.

El capitulo trece trata sobre los duelos en los combates en masa, pero no aporta mucho salvo un par de oportunidades de batalla. Y a continuación viene el capitulo catorce con... objetos poderosos o nemuranai para cada clan de esos que los jugadores suspiran por tener.

Finalizando el libro viene en un apéndice una aventura sobre la prueba del Campeon esmeralda detallando las diferentes pruebas que se les hace a los candidatos en este torneo. Etiqueta, Investigación, Leyes, Liderazgo, priorización de recursos (no es coña reagain) y habilidad marcial. Con la aventurilla vienen varias fichas de participantes en el torneo y hombre, esta bien la aventura no en cuanto a trama si no por conocer como funciona el campeonato.

Edición

La maquetación limpia y bonita a la que nos tiene acostumbrados AEG no es aquí una excepción. Son 194 páginas a todo color, con tapa blanda por un precio de 34,95€. Entre las ilustraciones pues hay de todo, se han reutilizado bastantes no solo de las cartas si no también de otros suplementos y hay también ejemplos de mi teoría de que algunos de los artistas de l5r cuelan s ilustraciones que debieron hacer para mundos de fantasía medieval de otros clientes y se las rechazaron o algo así (se pueden encontrar ejemplos en las secciones de Mantis y tierras sombrías). Y la portada de Hugh Jamison no me gusta mucho, la verdad, pero cumple.

Aprovecho para comentar que este suplemento tiene muchas, pero muchas erratas y no solo a nivel de texto en ortografía.. si no a nivel de reglas mal aplicadas o equivocadas por lo que habrá que estar atentos a los hilos de los foros de AEG o a que publiquen algún pdf recopilando todos los errores corregidos. Una pena.

Conclusiones

¿Es El Arte del Duelo un suplemento imprescindible? Pues... no. La verdad es que me ha decepcionado bastante. Probablemente con menos hojas y quitando mucha paja (por no decir adjetivos malsonantes) sería un buen suplemento, pero en su afán de meter escuelas (que supongo que es lo que demandan la mayoría de los jugadores porque si no , no se entiende) hay cosas que están muy pilladas por los pelos y otras que directamente te ríes. Los mismo que costumbres o competiciones que vienen metidas con calzador porque hay obligación de que tiene que haber info sobre todos los clanes y bichos y dedicarles el mismo numero de páginas a o palabras a cada... y me temo que no todos los clanes o bichejos son iguales.

Otros suplementos de L5A tienen más sustancia que este "arte del duelo". Entiendo que lo que puede ser el duelo de iaijutsu, no da para llenar las 194 páginas pero se puede hacer un suplemento con menos páginas centrándose en dojos, estilos o reglas alternativas, incluir un apéndice con ciertas competiciones como las de cortesanos que si son interesantes y dejar aparte competiciones y escuelas que son risibles. De los suplementos publicados hasta ahora para L5A 3ed este sería el último que recomendaría, aunque supongo que habrá jugadores que lo pondrían el primero.

Comentarios (0)

  • ¿Quiéres ser el primero en comentar este artículo?
  • ¡Patrociname!
  • ¡Patrociname!
  • ¡Patrociname!
  • ¡Patrociname!
  • ¡Patrociname!
Nuestra valoración
5,0

Nota usuarios

0 voto(s)
0,0

Mi nota

Regístrate para votar
ND

Multimedia

  • Imágenes (0)

  • Videos (0)

Otras reseñas

El Arte del Duelo
Cerrar Cthulhu demanda decidiros que éste emplazamiento utiliza cookies propias y de terceros para facilitar la navegación y si continúas aquí estarás aceptando implícitamente su uso y la condena de tu alma eterna.